Manifiesto por el derecho a decidir y participar de los niños y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica
La Declaración Universal de los Derechos Humanos, reconocida por la ONU el 10 de diciembre de
1948, invitó en todos los Estados y organizaciones a bautizar cada diez de diciembre como el Día de los
Derechos Humanos. Bajo el lema que aboca la misma convención "Nuestros Derechos. Nuestras
libertades. Siempre" apelamos a las administraciones, y la sociedad en general, a reconocer los
derechos de todas las personas –y garantizar su ejercicio en igualdad de oportunidades –, y en
especial, los derechos de los niños y adolescentes, que incluye necesariamente aquellos
correspondientes a los niños y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica, los cuales,
muy a menudo, son vulnerados.
Es por eso, que hacemos un llamamiento a aplicar los principios de
igualdad, no discriminación y autonomía, enfoques por los que se rige ECOM.

Hoy, 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, es un día más de trabajo para la
defensa y trabajo en favor de los derechos de todas las personas. Aun así, paramos máquinas para
invitaros a reflexionar sobre cuál es la situación de nuestros niños y adolescentes, semillas de futuro de
nuestra sociedad, y ver cuáles son los pasos a seguir para garantizar las libertades fundamentales en
igualdad de condiciones con el resto de niños y niñas.

Porque sus derechos no son ningún favor, y reclamarlos es nuestra tarea, como entidad y como
sociedad. Así, en esta línea, desde ECOM hacemos público el siguiente manifiesto:

MANIFIESTO

POR EL DERECHO A DECIDIR Y PARTICIPAR DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES
CON DISCAPACIDAD FÍSICA Y/U ORGÁNICA

¡En primera persona!


Los niños y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica son seres con voz propia

La sociedad a menudo se responsabiliza de cuestiones que los interpelan de manera directa sin tener
en cuenta sus opiniones, perspectivas o ideas. A menudo, sus oportunidades de participación activa en
los procesos sociales son reducidas al mínimo. Es por eso que, como sociedad, os invitamos a
reflexionar de manera profunda para cambiar la concepción proteccionista, que todavía hoy sigue
arraigada a nuestros valores, sobre el niño y la niña con discapacidad.

Nuestra construcción social provoca que percibamos a estos niños y niñas como merecedores de una
atención especial y una constante protección. Desde aquí reivindicamos que a pesar de tengan una
discapacidad, y de que sean menores de edad, son sujetos de derechos, con capacidad de decidir y
participar.

Aún son muchas las barreras actitudinales, culturales, la carencia de accesibilidad en todos los ámbitos
que hacen muy difícil que los niños/as y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica sean
escuchados y puedan decidir y participar, y vivir en igualdad de condiciones con el resto de la sociedad,
y el resto de niños y niñas.

Desde ECOM apelamos a un cambio de mirada, donde el niño esté en el centro, y la discapacidad sea
una característica más de su condición. Y a trabajar conjuntamente para reclamar a las administraciones
un entorno accesible para todo el mundo, donde los niños se sientan cómodos, no discriminados, y
capaces para poder hacer todo aquello que quieran y deseen como niños. Y también que se garanticen
los medios necesarios y se les proporcione la asistencia necesaria, para que puedan ejercitar su
derecho a decidir y participar según su edad y madurez, así como para poderse desarrollar con la
máxima autonomía.

El derecho a ser escuchados, a decidir y participar, es independiente del tipo o del grado de
discapacidad que tengan los/as niños/as, incluso quienes tienen discapacidades profundas son
poseedores, y tienen el derecho también a recibir el apoyo necesario para que puedan expresar sus
decisiones y deseos. Así está reconocido en el artículo 7 de la Convención de los Derechos de las
Personas con Discapacidad, que también contempla la protección del interés del niño; igual como lo
hace la Convención sobre los Derechos del Niño, donde también se les reconoce el derecho a
expresarse y a recibir y compartir información; y su capacidad de influir en la toma de decisiones
relevantes para ellos, de compartir sus opiniones y, por lo tanto, de participar como actores de cambio.

Cada individuo tiene derecho a construir su propia vida y a decidir en cada momento que quiere.
Apelamos a las familias para que eduquen a sus hijos, ya desde pequeños, desde el empoderamiento,
acompañándolos, ayudándolos y permitiéndolos que gradualmente –según su edad y capacidad–
puedan ir tomando decisiones sobre sus vidas y las cuestiones que les afecten para que puedan hacer
efectivo su derecho a la autodeterminación, y a escoger y hacer un camino según sus deseos. Este
aprendizaje desde pequeños será la clave para que de mayores puedan liderar y tener un proyecto de
vida propio.

Solicitamos también a las Administraciones Públicas, porqué es su obligación, que en la esfera de sus
respectivas competencias, promuevan las condiciones para asegurar que la participación de los/as
niños/as y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica sea real y efectiva. De igual manera, las
convocamos a que promuevan su presencia permanentemente en los órganos de las Administraciones
Públicas, de carácter participativo y consultivo, las funciones de los cuales estén directamente
relacionadas con materias que tengan incidencia en esferas de interés preferente para personas con
discapacidad y sus familias. Ellos son las fuentes más autorizadas de información sobre el que ellos
mismos quieren y necesitan.

Ante el clima de incertidumbre socioeconómica, y dada la especial vulnerabilidad de la infancia con
discapacidad física y/u orgánica no podemos dejar de pedir a las Administraciones que se atiendan las
especiales necesidades de estos niños en todas las medidas y políticas que se adopten. Y también que
se ampare sus familias para que puedan acompañar sus hijos e hijas a desarrollarse como seres
autónomos, ofreciéndoles medidas y apoyos que faciliten la conciliación de la vida familiar y laboral, la
consecución de una efectiva atención temprana, la inclusión del niño en la vida comunitaria y educativa,
y su participación dentro de la comunidad en igualdad de condiciones.

Las familias necesitan información y guía sobre los derechos de sus hijos e hijas, procedimientos,
autoridades competentes y acceso a ayuda financiera y humana que les permita hacer frente en sus
vidas cotidianas, y a la sobrecarga que soportan al tener cura de un niño con discapacidad y a los
sobrecostes que la atención a la discapacidad supone.

Tener un marco legislativo que abogue por la plena inclusión de los/as niños/as con discapacidad es
central para garantizar el principal derecho de igualdad, pero si las leyes no se dotan de presupuestos y
de voluntad política para hacerlos efectivos no podremos avanzar. Este es el caso del Decreto
150/2017, sobre la atención educativa al alumnado en el marco de un sistema educativo inclusivo, la
nula dotación de recursos del decreto está generando a su paso un espacio de desconfianza y
desesperanza entre las familias y entidades. La inacción del gobierno comporta constantemente la
vulneración de derechos y libertades. Hace falta inversión y una buena gestión de los recursos
materiales y humanos, y formación de los profesionales educadores en materia de diversidad y
educación inclusiva. Si queremos avanzar hacia una sociedad inclusiva hay que apostar con firmeza y
seriamente por una educación inclusiva. La escuela inclusiva es beneficiosa para todo el mundo y es
una herramienta fundamental para reducir y acabar con el fracaso escolar. Convivir con la diferencia
hace camino hacia la inclusión. ¡La inclusión empieza en la escuela!

Y no nos podemos olvidar de otro derecho fundamental para los/as niños/as, el ocio. La infancia con
discapacidad tienen el derecho y tienen que tener la oportunidad de jugar y convivir entre iguales y
poder disfrutar en igualdad de condiciones de los espacios públicos, los parques y la vía pública; así
como acceder a recintos cerrados como cines, teatros, polideportivos, etc. Queda mucho camino para
hacer por un ocio verdaderamente inclusivo. Para un/a niño/a jugar y disfrutar es un derecho
fundamental y es de obligado cumplimiento garantizárselo.

Hacer efectiva la inclusión de los/as niños/as y adolescentes con discapacidad física y/u orgánica es una
cuestión de derechos humanos.

Si apostamos por el ahora, garantizamos futuro, y el futuro es de todos y todas. 

Fuente de Información: Federació ECOM
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración Acepto