ASPID refuerza el apoyo terpéutico y emocional a las personas con discapacidad
Actualmente la entidad leridana atiende un total de 565 personas, incluyendo personas con diferentes típus de vulnerabilidad social

ASPID ha potenciado nuevos protocolos, métodos y prácticas para adaptar la atención a los usuarios de los diferentes servicios (Neurolleida, Centro de Día, Servicios de Orientación e Intermediación Laboral) siguiendo las preceptivas normativas y sin posar en riesgo su salud. Esto ha representado un triple esfuerzo de implementación de estos servicios vía online, formación en las nuevas TIC y apoyo emocional ante los hándicaps y la incertidumbre del colectivo afectado sobre la resolución de la actual crisis sanitaria. En total, ASPID sigue atendiendo a fecha de hoy 565 usuarios.

Los servicios de rehabilitación funcional de NeuroLleida se han adaptado a la situación para continuar el tratamiento a personas afectadas por lesiones neurológicas de origen diverso (ictus, traumatismos craneoencefàlics, personas con demencia...). Los tratamientos individuales se hacen por vía online/digital, especialmente los referentes a neuropsicología, logopedia y psicología. Concretamente, el servicio tiene cura de 35 pacientes con esta nueva modalidad.

Para reforzar la tarea hecha en este ámbito, ASPID ha creado un banco de recursos digitales donde los pacientes y las familias pueden acceder a videos con actividades y recomendaciones que los permiten mantener sus capacidades cognitivas y físicas (https://www.neurolleida.cat/ca/associacio/neurolleida/-/t-5061).

Por otro lado, Neurolleida pone en marcha esta semana una nueva modalidad experimental para grupos de tratamiento online. Concretamente, grupos reducidos de 4 o 5 personas afectadas por demencia rebrsn atención a través de videotrucades (dos semanales) en sesiones conducidas por profesionales de neuropsicología y terapia ocupacional.

Hay que recordar que NeuroLleida estaba atendiendo antes del estado de alarma 73 pacientes en tratamientos neurorehabilitadors o en fase de estudio o diagnóstico.

A pesar de que el Centro de día Candi Villafañe está cerrado desde el inicio del estado de alarma, ASPID continúa atendiendo a fecha de hoy en día 40 personas con gran discapacidad física y sus familias. El nuevo protocolo estableció desde el primer día un seguimiento telefónico con todos los usuarios del servicio para acompañarlos emocionalmente, atender dudas y hacer un seguimiento de su estado de salud.

Además, se envían semanalmente a las familias documentos con recomendaciones sobre diferentes aspectos relacionadas con la crisis sanitaria (importancia de mantener las rutinas, información sobre medidas de protección en relación al COVID19...). Igualmente, se los ha hecho llegar pautas de ejercicios personalizados de fisioterapia, psicología, logopedia y terapia ocupacional que se pueden hacer en sus domicilios.

Finalmente, se han emprendido sesiones grupales online de diferentes disciplinas a través de videoconferencias. A pesar de ciertas dificultades para llevar a cabo las videotrucades, motivadas por la falta de equipaciones en los domicilios de algunos y por el desconocimiento de las nuevas tecnologías, ASPID desarrolla un esfuerzo importante para hacer un acompañamiento muy individualizado para que todos los usuarios puedan participar en estas sesiones.

Los Servicios de Orientación e Intermediación Laboral de ASPID atienen actualmente 365 personas, de las cuales 275 con discapacidad y 90 en riesgo de exclusión social. En este ámbito la entidad también ha readaptado su actuación y continúa haciendo seguimiento, asistencia y apoyo telemáticos, así como acciones de intermediación laboral y gestión de candidaturas.

La entidad ha potenciado la orientación, asesoramiento y apoyo a los usuarios en la gestión de diferentes trámites relacionados con el COVID19 como son los de acceso a la aplicación “Mi salud”, consultas sobre servicios sociales, alta como demandante de ocupación, acceso a un ERTO, apoyo para inscribirse a formación de mejora de la empleabilidad online (ACTIC, Català, etc.).

Los canales de atención se han adaptado a la coyuntura actual y en muchos de los casos la gestión se hace por medio del teléfono, el correo electrónico y otras herramientas como el whatsapp, las videotrucades por skype y el zoom, entre otros.

Contexto y realidad de las personas con discapacidad

La realidad presente ha evidenciado que la mayoría de personas con discapacidad no disponen de los medios electrónicos y/o no tienen competencias y conocimientos de las TIC que los permita acceder a cauces de comunicación alternativas. En este sentido, ASPID está intensificando todas las acciones destinadas a formar y dar el apoyo necesario a los usuarios, aportando las herramientas de aprendizaje de métodos on line porque el interesado pueda seguir el itinerario propuesto. El objetivo es que todas las personas con discapacidad puedan tener unos conocimientos básicos de las TIC que les permita la inclusión y evite que queden excluidas socialmente.

Hay que destacar también que el estado emocional de las personas de este sector es un factor que ha adquirido bastante relevancia. En muchos casos los afectados se muestran neguitosos debido a la incertidumbre y el miedo ante el desconocimiento de cómo es resolverá la situación y qué impacto tendrá sobre sus vidas, por lo cual los técnicos de la asociación ha reforzado el acompañamiento emocional de escucha, comprensión y, si hace falta, investigación de recursos. Las personas con discapacidad atendidas, además, presentan en muchos casos problemáticas de salud que las hacen más vulnerables ante la pandemia. Así pues, ante sensaciones como la ansiedad, el miedo y la incertidumbre, hace falta un estrecho acompañamiento con apoyo psicosocial e investigación de recursos.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies