Asegurar unos ingresos mínimos es imprescindible en la harmonización entre el IMV y la RGC
Un 26,3% de la población está en riesgo de pobreza o exclusión en Cataluña y el Ingreso Mínimo Vital llega a 16.200 hogares, un 11% de las que han pedido la prestación, ASPID trabaja para que se pongan delante las necesidades de las personas en situación de riesgo para asegurarlos unos ingresos mínimos .

En un contexto de emergencia social como el que muestran los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida --26,3% de la población en riesgo de pobreza o exclusión en Cataluña, más de un tercio de los niños y adolescentes en situación de pobreza--, los gobiernos han poner en el centro las necesidades de la población más vulnerable. Nuestro ordenamiento jurídico reconoce el derecho en una vida digna y ni siquiera en Cataluña con casi cuatro años de despliegue de la RGC se cumple el que prevé el artículo 24.3 del Estatuto: garantizar unos ingresos mínimos a todas las personas o familias en situación de pobreza.

Hace falta una ventanilla única y una gestión ágil para dar respuesta a las necesidades básicas de los hogares y cumplir con los derechos reconocidos

El primer año del IMV ( Ingreso mínimo vital) ha sido marcado por el colapso administrativo, las trabas burocráticas agraviadas por la brecha digital y el bajísimo grado de cobertura logrado. De los 850.000 hogares en situación de pobreza severa en España a las cuales tenía que llegar, lo están recibiendo 276.000, menos de un tercio. En número de personas, se benefician 680.000, cuando según Oxfam Intermón hay más de cinco millones de personas en estas condiciones de pobreza extrema.

El Estudio sobre la implementación del Ingreso Mínimo Vital en Cataluña (PDF) elaborado por el IGOP-UAB para ECAS y el Ayuntamiento de Barcelona pose de manifiesto las numerosas disfunciones y destaca que la complejidad en la acreditación de los requisitos y la confusión en cuanto a la compatibilidad con las rentas mínimas autonómicas son dos de los principales obstáculos porque todo el mundo que tiene derecho reciba la prestación.

Ante esta realidad, en el Servicios de Infancia y Familia de ASPID informamos a las familias y los ciudadanos qué es la Renta Garantizada de Ciudadanía y su compatibilidad con el Ingreso Mínimo Vital. Ofrecíamos a las personas la ayuda en el acompañamiento en la tramitación de la solicitud, con el objetivo de reduciendo la brecha digital que tienen muchas familias vulnerables.

ASPID como entidad de acción social continuaremos trabajando por la mejora de la IMV y de la RGC con la vista puesta en la Renta Básica Universal como instrumento para afrontar el reto de la garantía de ingresos en clave de justicia y derechos sociales. Ante la pobreza y la precariedad estructurales de nuestra sociedad, hace falta una transformación profunda del modelo socioeconómico y de las políticas públicas para consolidar un verdadero Estado de Bienestar

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración