#SempreAmbTu Carta de los compañeros de ASPID para Montse
Siempre contigo
Montse, cuando nos explicaste tu enfermedad pensamos que un momento así podía llegar, pero siempre nos resistimos a creerlo... o en todo caso queríamos pensar que este sería un día mucho y muy lejano…
En todos estos años, cuántas veces nos habías demostrado tu valentía y lucha incansable...!! Cuando nos explicabas alguna de las experiencias que habías afrontado de muy pequeña, en todas y cada una de tus propias vivencias sobre cómo afrontabas tu discapacidad... Y en esta ocasión, como no podía ser de otro modo, nos lo has vuelto a demostrar, valiente y luchadora hasta el final.
Hace unos meses, cuando nos viniste a ver, pensábamos que era una de aquellas visitas que nos hacías de vez en cuando, cuando te encontrabas bien y en la que nos explicabas alguna de las muchas experiencias que te habían pasado... Pero ahora, haciendo retrospectiva, entendemos que el sentido de aquella última visita tenía una magnitud especial. Conscientes de en qué punto estaba tu lucha, nuevamente nos aleccionaste con tu coraje y nos demostraste serenidad y aceptación.... Ahora entendemos la importancia que tenía aquella última conversación! Ahora, pero, tenemos aquella sensación de haber perdido la oportunidad de compartir nuestras vivencias y despedirnos de tú.
Desde que te conocemos, no has dejado nunca de hacer las cosas que te gustaban, a pesar de que a veces no te acompañara la salud. Las experiencias que hemos vivido y compartido contigo y los recuerdos que tenemos, dicen mucho de la impronta que nos has dejado y de todo el que has significado por nosotros y por nuestra entidad.

Aquella frase que te habíamos sentido decir tantas y tantas veces, ahora toma una connotación especial: “esto es un constipado mal curado” refiriéndote a la discapacidad… y que ejemplificaba que por tú no significaba una limitación el que querías perseguir ni donde querías llegar. O aquella otra: “... de todo nos saldremos” cuando nos veíamos “superados” por el volumen de trabajo.
Incluso, el recuerdos de la última jornada de orientación laboral en la que participaste, en la que, a pesar de haber estado enferma nos representaste de manera excepcional a la mesa institucional, con los labios pintados de un rojo subido, y dejándonos a todos boquiabiertos con tu fantástica exposición sobre la vulnerabilidad. Aleccionándonos un golpe más en actitud.

Han sido muchas las vivencias y situaciones que hemos tenido la suerte de poder compartir contigo. Desde tu tarea como orientadora laboral, donde tenías la capacidad, proximidad y especial sensibilidad para atender a todas y cada una de las personas que acudían al servicio. El tiempo vivido en el área asociativa y de servicios, todas las reuniones, los nuevos proyectos puestos en marcha, y todos los retos que fuimos superando...! Nos quedarán los recuerdos de los preparativos, la busca continua para hacer posible que cada persona independientemente de sus circunstancias pueda desarrollar su proyecto de vida. Aquellas sesiones, viajes y charlas a los diferentes colectivos y agentes, haciendo extensivo a todo el mundo quien te escuchaba que el único imposible es aquello que no intentas, y que los límites los marcamos nosotros mismos! Siempre serás todo un ejemplo como mujer, profesional, compañera, amiga y mejor persona.
Los últimos tiempos, cuando venías a ASPID y aprovechábamos un rato entre reuniones para ponernos al día, te insistíamos en que tenías que escribir un libro!! – “Montse, tienes que explicar tu experiencia, tu filosofía de vida...” y entonces tú siempre chasqueabas a reír!! y repetías que no querías ser ejemplo de nada... únicamente querías ser tú misma!

Y lo has hecho tanto bien, Montse!! has sido una mujer ejemplar que ha vivido su vida en el máximo, dedicada a que las desigualdades sean algo más pequeñas, y nos dejas como legado tu ejemplo de superación, de vivir la vida con amor y sobretodo con humor, impregnando en toda aquella persona que ha tenido la suerte de coneixe’t.

Montse, tú no eres una mujer común, eres una mujer con discapacidad que no estaba dispuesta a renunciar a tener una vida llena por este motivo.

Por muchas de nosotros has sido un referente, a nivel personal y profesional. Trabajando contigo y cerca tuyo... sin darnos cuenta nos ha impregnado de aquella forma de hacer, de ver el mundo y ... siempre riendo, porque con aquella alegría característica nos regalabas a todas un poco de la excepcionalidad con la que vivías y mirabas el mundo.

Montse, siempre estaremos contigo, por todo el que hemos vivido y por todo el que nos has compartido y enseñado. Sabemos que siempre, de alguna manera, estarás presente a nuestra entidad.
Tus compañeros de trabajo de ASPID
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración