ASPID y I.Guttmann buscan personas con discapacidad para identificar las barreras que limitan la participación social
El proyecto de investigación social PARTICIPA pretende identificar las barreras y los facilitadores con los cuales se encuentran diariamente las personas con discapacidad en la hora de participar en la sociedad

ASPID y el Instituto Guttmann buscan personas con una discapacidad para desarrollar un proyecto destinado a identificar las barreras que limitan su participación en la sociedad. La iniciativa necesita un colectivo mínimo de 1.000 voluntarios, que participarán de manera virtual en el proyecto. La información resultante se pondrá al alcance de entidades, organismos públicos y la sociedad en general con el objetivo de generar cambios basados en las necesidades reales del colectivo. El proyecto fue presentado ayer martes en Lleida a los socios de ASPID para explicar las características de la iniciativa y encontrar voluntarios.

El proyecto está abierto a todas las personas mayores de edad del Estado español y de Andorra que tengan una discapacidad, así como a personas con una discapacidad que participen mediante una figura de apoyo, como un familiar, asistente personal, amigo, etc. Los investigadores señalan la importancia de conseguir un colectivo de voluntarios el más amplio posible para que los resultados sean un reflejo fiel de la realidad.

La participación de los voluntarios en el proyecto será en línea. Los participantes recibirán una serie de cuestionarios que alcanzarán diferentes aspectos que determinan su participación: movilidad, vivienda, ocio, ocupación, relaciones personales... Además, dispondrán de un foro donde compartir sus dudas y experiencias. Los datos se analizarán y pondrán a disposición de entidades y organismos públicos, así como de la sociedad en general, para poder generar cambios basados en las necesidades de las personas con discapacidad.

Las personas con una discapacidad tienen que afrontar diariamente múltiplos dificultados, desde ir a una entrevista de trabajo y no poder entrar a la oficina porque no es accesible hasta llegar a un bar y que pregunten a tu acompañante donde sentarás tú, o que el baño adaptado del establecimiento no esté disponible porque se utiliza como almacén.

Conocer los factores que dificultan la participación social de las personas con discapacidad (barreras) y los que la facilitan (facilitadores) es el objetivo del proyecto de investigación social PARTICIPA, liderado por el Instituto Guttmann y que cuenta con la colaboración de ASPID en Lleida. El trabajo pretende generar evidencia científica para impulsar actitudes y cambios sociales basados en las necesidades reales de las personas con discapacidad. Por este motivo se necesita captar un mínimo de 1.000 participantes que compartan su experiencia, y que ya pueden registrarse como voluntarios.

Josep Maria Ramírez, director del Instituto Guttmann, explica que “el estudio parte de la necesidad de rechazar una visión de la discapacidad desde una perspectiva únicamente médico-rehabilitadora, todavía muy estereotipada e inútil para una sociedad inclusiva y equitativa como la que pretendemos. El principal objetivo de la rehabilitación, más allá de conseguir la mayor autonomía funcional posible, tiene que ser el apoderamiento de la persona, la confianza en sus posibilidades y el desarrollo de una vida activa, participativa, de calidad y de acuerdo con su propio estilo de vida y en equiparación de oportunidades con el resto de la sociedad”.

De su banda, Bibiana Bendicho, presidenta de ASPID, ha explicado que “un proyecto como este es importante por el alto interés del resultado que se pueda obtener puesto que, por mucho que las personas con discapacidad seamos conocedoras de las barreras y los elementos facilitadores que nos genera nuestro entorno, no hemos tenido nunca al alcance un estudio con una evidencia científica, basado en las vivencias de las propias personas”. Según Bendicho, el estudio puede aportar conclusiones que se pueden extraer a título individual o del colectivo, pero también mujer visibilidad a las personas y a sus necesidades y genera sinèrgies entre personas, entidades, administraciones y todos los agentes sociales que sean necesarios.

Bendicho considera que “actualmente podemos afirmar que dentro de la sociedad nos encuentran con ciertas dificultades y desigualdades, que vulneran los derechos que se nos reconocieron en la Convención de las Naciones Unidas”. “Es importante por nosotros promover servicios y políticas basadas en las necesidades reales de nuestro colectivo y poner la persona en el centro, puesto que uno de los objetivos principales de nuestra entidad y que compartimos con Guttmann se la transformación social”, cierra la presidenta de ASPID.

Factores físicos y sociales
Los facilitadores son factores físicos y sociales que mejoran el funcionamiento y reducen la discapacidad: espacios accesibles, productos de apoyo, una actitud no discriminatoria, oportunidades para la inserción laboral, políticas que garanticen la igualdad de derechos... Al otro lado, las barreras limitan el funcionamiento y generan discapacidad: espacios no accesibles, falta de tecnologías asistenciales o de apoyo, obstáculos para acceder al mundo laboral, actitudes negativas de la población que generan discriminación, ausencia de políticas y servicios pensados para todos... “A veces incluso son situaciones que parecen ya solucionadas, pero que en realidad siguen generando discapacidad.

Ir al teatro y que la entrada accesible sea por la puerta trasera te obliga a separarte de tu grupo, ir por espacios que no son los comunes para el público general y que en ocasiones acabes viendo la obra separada de tus amigos. Así que entrando por la puerta trasera no acabas entrando como los otros”, explica Júlia Castelló, terapeuta ocupacional del Instituto Guttmann y voluntaria del proyecto.

Además de las barreras físicas, hay multitud de factores menos evidentes que también dificultan la participación. “Hacer una reserva en un restaurante y que al llegar te indiquen que tendrías que haber avisado que vaso en silla de ruedas es una muestra que el entorno no es accesible y además te acaba generando cierto sentimiento de culpa, porque parece que el problema es tuyo por no avisar y no de ellos por no tener espacios accesibles”, comenta Jana Arimany, también voluntaria del estudio.

El estudio cuenta con una amplia lista de embajadores, como el deportista y conferenciando Àlex Roca, el cantante Joan Manuel Serrat, el piloto de rally Albert Llovera, el director de cine Jaume Balagueró o la periodista Elisenda Camps.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración